¿Qué cinta de correr elegir?

¿Qué cinta de correr elegir?

¿Qué cinta de correr elegir?

Hoy en día, cada vez más personas se sienten atraídas por esta máquina de cardio, no sólo por sus beneficios para el cuerpo, sino también porque le permite correr en casa, cuando lo desee, sin moverse y sin limitaciones climáticas. Eficaz y cómoda, reproduce las sensaciones de la carrera y limita los golpes en las articulaciones y la espalda durante el entrenamiento. Acompañando su uso de una dieta equilibrada, sigue siendo, con diferencia, el mejor aliado para adelgazar junto con la bicicleta estática y la bicicleta elíptica.

 

PRESENTACIÓN DE LA CINTA DE CORRER

CRITERIOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UNA CINTA DE CORRER

1. POTENCIA Y VELOCIDAD

La potencia del motor de la cinta de correr es un criterio esencial en la elección de su aparato. Expresado en caballos "CV", va a definir la velocidad máxima que puede alcanzar la cinta. Debe adaptarse a su peso y objetivos, pero también a la frecuencia de su entrenamiento.

 

La potencia se puede medir de la siguiente manera:

Potencia continua: es la potencia que el motor puede suministrar durante toda la sesión sin riesgo de dañar el dispositivo. Corresponde a la potencia real del motor. Potencia en pico: es la potencia máxima que puede suministrar el motor (durante la aceleración, por ejemplo) en un periodo de tiempo muy corto. Velocidad máxima: es la velocidad máxima que la correa puede alcanzar durante la aceleración. Algunos consejos:

  • Para entrenamientos ocasionales, caminatas rápidas o carreras moderadas, una correa con un motor de 1,5 a 2 CV en potencia continua y una velocidad máxima de 16 km/m será suficiente.
  • Para un entrenamiento regular, running y fitness, un motor de entre 2 y 2,5 CV de potencia continua con una velocidad máxima de 18 km/m será ideal.
  • Para un entrenamiento regular o intensivo, es aconsejable elegir una cinta con un motor  de 2,5 a 3 CV en continua y una velocidad máxima de 20 km/h.
  • Para entrenamientos muy intensivos y para atletas experimentados, una cinta de 3 CV o más, alcanzando una velocidad de 22 km/h, será la más recomendada.

 

La velocidad depende, por supuesto, de sus objetivos:

  • Para una persona que busca una actividad física de baja intensidad, una cinta de correr o una cinta de correr de hasta 12 km/h puede ser suficiente.
  • Las cintas de hasta 16 km/h, 20 km/h o incluso 25 km/h serán mucho más adecuadas para los atletas (y especialmente para los que se preparan para las competiciones), dependiendo del rendimiento físico deseado.


Atención: no olviden que ésta es la velocidad máxima. Un corredor acostumbrado a correr a una velocidad media de 10 km/h puede superar los 16 km/h en velocidad máxima.

 

La Inclinación De La Cinta

Además de la potencia y la velocidad, también se debe tener en cuenta la inclinación de la cinta. La mayoría de cintas de correr ofrecen la posibilidad de intensificar y variar los ejercicios simulando una pendiente. Le permite trabajar más ciertos músculos específicos del cuerpo, pero también quemar de 2 a 3 veces más calorías. Dependiendo del modelo, puede ser manual o motorizada y alcanzar hasta un 22% de desnivel.

 

2. EL TAMAÑO DE LA CINTA Y LA SUPERFICIE DE CARRERA

Al elegir su cinta de correr, la superficie de la cinta es esencial. De hecho, corresponde a la superficie sobre la que podrá correr. Cuanto mayor sea, mayor será su comodidad. Para personas de menos de 1m75 de altura, una superficie de 127x42 cm es suficiente. Por otro lado, para personas de más de 1m75 o 1m80 de altura, se recomienda una superficie mínima de 130x46 cm. Tenga en cuenta que, a mayor velocidad, mayor será su zancada. Para un uso de alto rendimiento, elija una superficie de carrera de gran tamaño, de unos 150x50 cm. Todas las cintas de correr, excepto las cintas de andar no motorizadas, vienen equipadas con una llave de seguridad para detenerlas en caso de una caída de emergencia (la llave debe estar conectada a la consola del simulador de carrera y enganchada con un cordón a su ropa).

 

3. LA CONSOLA Y EL NÚMERO DE PROGRAMAS

La consola es un miniordenador o pantalla integrada en la cinta de correr. Es esencial para controlar su rendimiento y aporta un aspecto dinámico a su entrenamiento. Muestra una gran variedad de datos sobre el ejercicio en curso (velocidad de carrera, inclinación, duración del entrenamiento, distancia recorrida, número aproximado de calorías perdidas, frecuencia cardíaca, etc.). Algunas tienen programas de capacitación para motivar al usuario y ayudarlo a alcanzar sus objetivos. Existen varios tipos de consolas:

  • Consolas sencillas con pantalla LCD, que suelen encontrarse en cintas de andar o cintas de correr sencillas, que muestran las funciones básicas (sin visualización de la frecuencia cardíaca).
  • Consolas intermedias con pantallas retroiluminadas, que se suelen encontrar en modelos de alta gama, que muestran la frecuencia cardíaca e incluso gráficos. Algunas suelen incorporar un soporte para tabletas o smartphones.Consolas interactivas y con conectividad, con pantalla táctil en función de los modelos, y equipadas con un módulo Bluetooth que permite acceder a numerosas aplicaciones y funcionalidades interactivas (i.Concept, Touch&Fun, iFit, etc.). Algunas cuentan con conectividad MP3 y altavoces. Con esta tecnología, ahora es posible correr y navegar por Internet, ver sus series favoritas o incluso usar su smartphone o tableta en lugar de la consola. Casi todas las consolas tienen programas de entrenamiento para ayudar a los corredores a alcanzar sus objetivos. Entre sus diferentes programas se encuentran: - Programas predefinidos que varían la velocidad y la inclinación según una ruta establecida (montaña, colinas, etc.). - Programas de control de frecuencia cardíaca (HRC) que varían la velocidad para mantener estable el pulso. - Programas basados en el objetivo del usuario (pérdida de peso, mejora de la forma física, etc.). - Programas  personalizados por el usuario que permiten diseñar la ruta que más le convenga.

 

4. EL SISTEMA DE AMORTIGUACIÓN

Correr sobre una cinta es mucho menos traumático para las articulaciones que correr al aire libre. Los impactos en una cinta de correr se atenúan por la banda de rodadura y las diversas tecnologías implementadas para este propósito. Para limitar aún más estos impactos sobre determinados usuarios (personas con sobrepeso o con traumatismos articulares en tobillos, rodillas, caderas y columna vertebral), los fabricantes han desarrollado sistemas de amortiguación altamente efectivos.

Cada marca tiene su propio sistema de amortiguación con hasta 8 amortiguadores de elastómero colocados debajo de la banda de rodadura. Una buena cinta debe ser capaz de absorber entre el 15% y el 35% de los impactos. Es el tipo de uso lo que va a guiar la elección de un sistema de amortiguación respecto a otro. Para un uso ocasional, o para caminar, un simple amortiguador puede ser suficiente. Para un uso regular o intensivo, elija un buen amortiguador para una mayor comodidad de uso. Si el usuario tiene sobrepeso o sufre de alguna lesión en las articulaciones, no dude en elegir una cinta de correr con un buen sistema de amortiguación, incluso para un uso ocasional. Tenga cuidado, una buena cinta no le exime de correr con buen calzado. Utilice siempre zapatillas de correr concebidas para el running.

 

5. LA ESTRUCTURA

La estructura es un punto importante a considerar antes de comprar una cinta. De hecho, el peso del aparato es una garantía de estabilidad. Cuanto más pesada sea, más estable será. Por lo tanto, si quiere entrenar intensivamente, elige una cinta pesada. También recuerde comprobar el peso máximo que soporta la cinta. En general, varía entre 100 y 150 kg. Sin embargo, para una mejor vida útil del dispositivo, deje un margen entre su peso y el máximo soportado. Algunas máquinas están equipadas con compensadores de nivel para ajustar la posición de la cinta en relación con los desniveles del terreno, garantizando así una estabilidad óptima.

 

6. FUNCIONES

Las opciones disponibles en algunos dispositivos pueden ayudarle a realizar su elección.

Toma de pulsaciones cardíacas: aparte de las cintas de andar, casi todas las cintas están equipadas con sensores cardíacos. Muy útiles, le permiten comprobar su pulso y monitorizar su rendimiento en tiempo real. Algunas cintas permiten ajustar el nivel de dificultad del entrenamiento en función de la frecuencia cardíaca y del objetivo: quemar grasa o entrenamiento cardiovascular. La toma de pulsaciones puede hacerse de varias maneras:

  • Por sensores táctiles situados en las barras de apoyo de la cinta
  • Por cinturón pectoral por radiofrecuencia.
  • A través de un cinturón pectoral por Bluetooth para los modelos más recientes, con control de frecuencia cardíaca directamente en el móvil o tableta.

Cinta de correr plegable: Muchas cintas de correr tienen una estructura plegable, lo que ahorra mucho espacio en casa. Algunas vienen equipadas con un sistema de plegado fácil que minimiza el riesgo de lesiones en la espalda.

 

Ruedas de desplazamiento: muy útiles para guardar su material después de su uso, a tener muy en cuenta ya que las cintas de correr son las máquinas de cardio más pesadas.

 

Aplicaciones para teléfonos inteligentes/tabletas: Existen muchas aplicaciones que son compatibles con la tecnología de la consola. Dependiendo del módulo integrado en la cinta, es posible:

  • Acceder a multitud de aplicaciones de fitness, coaching/nutrición con monitorización permanente del rendimiento, programas de entrenamiento virtual que simulan rutas por todo el mundo utilizando Google Maps, para competir con otros corredores online, etc.
  • Poder controlar todos los parámetros de su cinta (inclinación, velocidad) directamente desde su smartphone o tableta.

 

Ventilador: Algunas cintas de correr incluyen un ventilador para mantenerse aireado durante todo el entrenamiento.

 

Portabotellas: elemento indispensable para mantenerse hidratado durante el entrenamiento.